¿Cómo hacer vino blanco? Elaboración del vino blanco.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 8 Promedio: 3.9)

La vinificación es un proceso muy importante para obtener vinos de calidad. Los enólogos siempre dicen, que de una buena uva, pueden salir dos tipos de vino, bueno o malo, pero de una uva mala es muy difícil hacer un buen vino, pero se puede conseguir uno correcto.

1. La vendimia: El primer paso en la elaboracion del vino blanco.

La vendimia es el primer punto importante, donde, ya se debe realizar una primera selección, separando los racimos dañados, estropeados, podridos…sólo los sanos son los adecuados.


2. El transporte a la bodega

El transporte a la bodega no es menos importante. Puedes ampliar información en el post que dedicamos a este tema, vendimia y transporte a la bodega.


3. Descarga en bodega

La descarga de la uva se realiza sobre la “tolva de recepción”, que la conducirá directamente a la estrujadora o despalilladora.


4. Despalillado

Para vino blanco se suele despalillar: El despalillado es el proceso de eliminación de la raspa. Existen diferentes técnicas, hay quien despalilla antes de estrujar y hay quien lo hace posteriormente.


5. Estrujado

Después del despalillado pasamos al estrujado de la uva. Esta operación consiste en romper los granos para la extracción del mosto, con la presión justa para no romper pepitas, que aportan sabores no deseados.


como hacer vino blanco
Grafico de la elaboración de vino blanco

6. Prensado: Parte del proceso de elaboracion del vino blanco

La pasta resultante se puede macerar un periodo de tiempo antes de prensarla, pero lo habitual es prensarla y bombear el mosto a los depósitos de fermentación.

Es importante no realizar unos prensados muy agresivos, pues con prensados más suaves evitaremos sabores no deseados.


 7. Desfangado

Consistente en dejar reposar el mosto durante unas horas a fin de que las partículas sólidas suspendidas en ellos se vayan depositando, por decantación o gravedad, al fondo del depósito.


 8. Fermentación: como se hace el vino blanco. 

Quizás la parte más delicada de cómo hacer vino blanco. La fermentación es el proceso mediante el cual los azúcares contenidos en el mosto se transforman en alcohol.

Para que esto suceda deben de intervenir las levaduras, que pueden estar presentes de forma natural en la uva, o que podemos añadir de forma artificial para facilitar la fermentación. Las levaduras van metabolizando los azúcares en alcohol y gas carbónico.

Durante este proceso es imprescindible controlar, la densidad del mosto, con el fin de determinar la cantidad de azúcar que va quedando en el mosto y, por otro y sobre todo, la temperatura ya que un exceso puede dar lugar a una parada de la fermentación, un defecto no logra que arranque o fermenta demasiado despacio.

El final de la fermentación se produce de forma espontánea cuando se acaba el azucar.

De esta forma se habrá obtenido un vino seco.

Cuando la intención es producir vinos semisecos o dulces, hay que detener la fermentación por medios químicos (adicción de anhídrido sulfuroso) o físicos (enfriamiento o sobrecalentamiento) en el momento que el contenido de azúcar residual es el adecuado para el vino que se quiere obtener.

La fermentación sin contacto con los hollejos, propia de los mostos blancos, produce vinos ligeros y muy limpios.

Ahora bien, en la actualidad hay tendencias que optan por una cierta maceración del mosto con los orujos, frenando la fermentación mediante tratamientos de frío. Este método dota al vino de más cuerpo, enriquece las sensaciones en boca, aumenta su potencia aromática, permite una mejor evolución en botella y le da una vida más larga.


9. Trasiegos

Finalizada la fermentación se somete el vino a dos o tres trasiegos (paso de un deposito a otro dejando que precipiten las partículas sólidas por gravedad) para eliminar los restos sólidos.

Esta operación se efectúa entre noviembre y enero con el fin de que las bajas temperaturas eviten contaminaciones por microorganismos. Cada depósito evoluciona de una manera, por lo que se procede a la selección de calidades y a las correspondientes mezclas (coupages) para lograr el resultado deseado.


10. Clarificación

Por último se hace una “clarificación” definitiva.

Se trata de añadir unas sustancias químicas que son clarificantes, que arrastran los posibles restos es suspensión que hayan conseguido escaparse de los trasiegos. Tradicionalmente se ha utilizado también de una forma más natural las claras de huevo.


 11. Filtrado

Antes del embotellado se realiza el último filtrado. Existen diferentes tipos de filtros, más o menos tupidos, que nos pueden dejar el vino completamente limpio y transparente.


12. Embotellado

El embotellado es el proceso de meterlo en la botella. Es importante no airear el vino demasiado, cuantos menos contacto con el medio exterior se tenga mucho mejor para la conservación del vino en botella y la evolución a medio plazo.



Otros artículos publicados en este blog  de viticultura sobre elaboración de vinos son:


Aprende a Cuidar tu Viña. SUSCRIBETE!

* indicates required
¿Qué tipo de información necesitas?

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y la política de privacidad. ACEPTAR

Aviso de cookies
error: El contenido está protegido!! © Copyright Viver-Vid Seleccionador, S.L. Todos los derechos reservados.