Forcallada Tinta

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 1)

La Forcallat Tinta (también conocida como Forcallà) es una variedad de uva tinta (Vitis vinifera) española que se cultiva tradicionalmente en el sureste de España, específicamente en las regiones de Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Murcia. A pesar de su presencia casi residual en la actualidad, esta variedad ofrece varias características interesantes:

Racimos:

  • Los racimos de la forcallada tinta son muy grandes, ramificados, unos bifurcados y otros con hombros muy marcados.
  • Poco compactos.
  • Con pedúnculo largo y sin lignificar o con lignificación corta.

Bayas:

  • De tamaño medio, redondeadas, con rodete grande y pedicelos cortos y gruesos.
  • Con lenticelas y cicatriz estilar muy marcadas.
  • De color verde intenso antes del envero que pasa a rojo violeta oscuro pero poco homogeneo.

Cepas:

  • Las cepas de la forcallada tinta son vigorosas, de porte vertical, con mucha ramificación y por tanto racimas abundantes.
  • Muy fértiles.
  • De brotación y maduración tardía.  

Viticultura de la Forcallada:

  • La forcallada tinta es una variedad muy productiva.
  • Sensible al mildiu.
  • Bastante tolerante al oidio.
  • Sensible a la botritis.
  • Poco sensible a los ácaros.

Enología de la Forcallat:

  • Con la variedad forcallada obtenemos mostos de poca intensidad de color, baja acidez y poco contenido en azúcar.
  • Da mostos ligeros y con aroma herbáceo.
  • Los vinos elaborados con Forcallat Tinta suelen tener un carácter distintivo debido a las características del mosto. A pesar de su baja intensidad de color y acidez, pueden ofrecer una experiencia única basada en la tradición vitivinícola de la región.

La recuperación de la Forcallat Tinta y otras variedades autóctonas no solo ayuda a mantener la biodiversidad vitícola, sino que también contribuye significativamente a la riqueza cultural y enológica de las regiones donde se cultivan. Este esfuerzo de conservación y revitalización permite preservar tradiciones vitivinícolas ancestrales, ofreciendo una gama más amplia de perfiles de sabor y estilos de vino. Al fomentar el cultivo de estas variedades locales, se promueve el desarrollo sostenible y se apoya a las comunidades rurales, fortaleciendo su identidad y su patrimonio agrícola. Además, la diversidad genética resultante puede mejorar la resistencia de los viñedos a enfermedades y cambios climáticos, asegurando la longevidad y la salud del viñedo para futuras generaciones.

También te puede interesar:

Aprende a Cuidar tu Viña. SUSCRIBETE! Es Gratis.

* indicates required
¿Qué tipo de información necesitas?

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y la política de privacidad. ACEPTAR

Aviso de cookies
error: El contenido está protegido!! © Copyright Viver-Vid Seleccionador, S.L. Todos los derechos reservados.