Custodia del territorio. Agrosistemas de la vid.

¿Qué es la custodia del territorio?

La custodia del territorio es un conjunto de estrategias e instrumentos que pretenden implicar a los propietarios y usuarios del territorio en la conservación y el buen uso de los valores y los recursos naturales, culturales y paisajísticos.

Los mecanismos que emplea la custodia del territorio son muy variados y van desde la sensibilización, las actividades de educación y voluntariado para la gestión responsable, a acuerdos voluntarios para la gestión de fincas; buscando siempre acuerdos con los propietarios, ofreciéndoles la posibilidad de ser los responsables de los valores que se encuentran en sus territorios.

Un poco de historia sobre la custodia del territorio:

El concepto de custodia del territorio es un concepto relativamente novedoso que afecta a cualquier tipo de cultivo íntimamente unido al territorio en que se encuentra y que se hace necesario proteger.

Los orígenes hay que buscarlos a finales del siglo XIX en Estados Unidos. Desde entonces, este concepto se ha ido extendiendo por todo el mundo. En España, el primer embrión surgió en 1975 con la creación del Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega en Segovia promovido por Félix Rodríguez de la Fuente y WWF/Adena.

En el año 2003 se crea la red de Custodia del Territorio; además, es de reciente constitución el Foro Estatal de Custodia del Territorio que busca la promoción institucional, legal, social y técnica del concepto y su aplicación en la gestión y conservación del patrimonio natural, cultural y del paisaje

Custodia del territorio, viticultura, viñedos y medio ambiente.

En este aspecto es donde el cultivo de la vid tiene mucho que decir.

La vid en muchas regiones de España está ligada de forma íntima al territorio, formando parte de la peculiaridad del paisaje de cada región.

CORDÓN DE LA OROTAVA

Para poder proteger y, en definitiva, custodiar el territorio destinado al cultivo de la vid, hay que estudiarlo en su conjunto, no la planta de forma aislada, sino el agrosistema en el que se desarrolla, es decir, un compendio de diversidad varietal unida a las tradiciones culturales (formas de cultivo, sistemas de conducción y poda, manejo cultural, características productivas, etc.) que hacen tan peculiar y diferenciador al cultivo de la vid en muchas zonas de España. Esto sucede en los terrenos de mucha pendiente del valle del río Sil, en las conducciones peculiares que configuran los cordones de la Orotava en Tenerife, las grandes llanuras tapizadas por las vides podadas en vaso en La Mancha, o en los viñedos cultivados al abrigo del picónexcavado en el suelo de Lanzarote.

extremadura

Los agrosistemas, con sus formas diferenciadas de cultivo, implican la identidad cuando se habla de la viña o del vino y constituyen un elemento de alto valor paisajístico, es decir, conforman los llamados paisajes rurales, en los que mediante su conocimiento profundo se podrán establecer los mecanismos de protección para garantizar la custodia del territorio.

Por todo ello hay que poner de acuerdo a propietarios y organismos de la Administración con el fin de conservar y poner más en valor los agrosistemas de la vid y mantener la identidad de las zonas rurales.

lanzarote

Para saber más sobre la custodia del territorio puedes dirigirte a la web del Ministerio de Agricultura, Alimentacion y Medio Ambiente.

 

Viticultura y MedioAmbiente. Custodia del territorio.
3 | 1 voto

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aprende a cuidar tu Viña. Suscríbete!

* indicates required

Deja un comentario o plantea tu duda:


Tu pregunta puede ser útil para otro usuario

Por favor, haz el cálculo para demostrar que eres humano. * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Enviar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR