Aprovechamiento de la diversidad genética natural de la vid como opción para afrontar el cambio climático.

El aumento de la temperatura media anual y la modificación del régimen de precipitaciones son dos de los factores asociados al cambio climático que tienen un mayor impacto en la producción vitivinícola, afectando tanto al rendimiento del cultivo como a la calidad del fruto (Fraga et al., 2012). Esto hace que el viticultor se plantee llevar a cabo una serie de cambios y ajustes en su sistema de producción tradicional como medida de adaptación a este nuevo escenario climático. Si bien el uso de sistemas alternativos de cultivo (ej.: sistemas de riego, conducción, laboreo, poda, etc) pueden suponer una solución a corto y medio plazo, la adaptación del cultivo a largo plazo puede necesitar de cambios más profundos, incluyendo la sustitución del material vegetal. Ante esto, caben dos alternativas: la sustitución por distintas variedades de vid o por distintos clones de la misma variedad, ambos seleccionados por su mejor tolerancia a las nuevas condiciones climáticas.

 

Aunque se estima que existen en el mundo cerca de 5000 variedades distintas de vid (This et al., 2006), la mayor parte de estos recursos genéticos se encuentran formando parte de colecciones y bancos de germoplasma, explotándose sólo un reducido número de variedades a nivel comercial. De hecho, el cultivo de tan solo cinco variedades de vid (Airén, Tempranillo, Bobal, Garnacha y Monastrell) representan más del 60% del total del viñedo de nuestro país (MAGRAMA, 2009), llevándonos a la idea de la gran disponibilidad de recursos genéticos varietales que existen pero que están escasamente explotados. Así, la prospección, recuperación y caracterización de variedades de vid alternativas se presenta como una interesante opción para aumentar la diversidad de nuestros viñedos y poder afrontar las amenazas del cambio climático.

cambio climatico vid

Por otro lado, la selección clonal permite seleccionar variantes somáticas (clones) de una determinada variedad para afrontar nuevos retos productivos. En el caso que nos ocupa, la selección clonal permite la selección de genotipos que presentan mayor tolerancia a las nuevas condiciones climáticas derivadas del cambio climático (Ibáñez et al., 2015). Estos clones pueden aparecer de manera espontánea en la vid, pudiéndose entonces seleccionar, caracterizar y certificar para su explotación a nivel comercial. De hecho, el éxito del proceso de selección clonal dependerá principalmente de la cantidad de plantas y yemas que puedan analizar el equipo seleccionador. Cabe destacar que esta variación somática ha sido una importante fuente de diversidad genética durante los procesos históricos de domesticación y evolución, dando origen la variabilidad presente hoy en día para muchos de los caracteres buscados en los procesos de mejora actuales (ej.: color de la baya, presencia/ausencia de semillas, forma de la baya, etc.) (Pelsy, 2010; This et al., 2006). Hoy en día existen diversas iniciativas (tanto públicas como privadas) encaminadas al análisis de clones para la selección de nuevos genotipos con mejores aptitudes productivas y mejor adaptación a las nuevas condiciones ambientales, presentándose como una solución a las necesidades actuales y futuras del viñedo.

Algunas iniciativas europeas actualmente en marcha (“Innovine”) en el que, se pretende:
Explotar los recursos genéticos de la vid y seleccionar los genotipos con mayor resistencia a la presión tanto biótica (hongos, insectos) como abiótica (sequías, calor). La evaluación se realizará mediante técnicas de fenotipado y herramientas genómicas, tanto contrastadas como novedosas.
Gracias a la evaluación de los datos disponibles sobre las fuentes genéticas, sentar las bases para poner en marcha una iniciativa de mejora de las vides que permita llevar a cabo un esfuerzo concertado de preselección a nivel europeo.
Seleccionar los clones que resulten de interés por la composición de su fruto como respuesta al aumento de la temperatura o a las sequías. Los demás clones se guardarán en colecciones que se pondrán a disposición de otros proyectos de investigación y desarrollo.
Proyecto Innovine Europeo

Referencias bibilográficas:

  1. Fraga, H., Malheiro, A.C., Moutinho-Pereira, J., Santos, J.A. (2012). An overview of climate change impacts on European viticulture. Food and Energy Security 1(2): 94-110
  2. Ibáñez, J., Carreño, J., Yuste, J., Martínez-Zapater, J.M. (2015). Grapevine breeding and clonal selection programmes in Spain. En: Grapevine breeding programs for the wine industry. Reynolds, A. (ed.). Oxford, Woodhead Publishing: 183-209
  3. MAGRAMA (2012). Encuesta base de viñedo 2009. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. http://www.magrama.gob.es/es/estadistica/temas/estadisticas-agrarias/agricultura/encuestas-de-vinedo/
  4. Pelsy, F. (2009). Molecular and cellular mechanisms of diversity within grapevine varieties, Heredity 104(4): 1-10.
  5. This, P., Lacombe, T, Thomas, M.R. (2006). Historical origins and genetic diversity of wine grapes. Trends in Genetics 22(9): 511-519.
El cambio climático en viñedo: Aprovechamiento de la diversidad genética natural
4.29 | 7 votos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aprende a cuidar tu Viña. Suscríbete!

* indicates required

Deja un comentario o plantea tu duda:


Tu pregunta puede ser útil para otro usuario

Por favor, haz el cálculo para demostrar que eres humano. * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Enviar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR